Un año nuevo empieza

Un año nuevo empieza

Un año nuevo empieza. Eso es lo que nos gusta imaginar sin caer en la cuenta que esto es un contínuo, un no parar.

Un año nuevo empieza cundo en los días anteriores o posteriores la tecnología nos recuerda que es la dueña de nuestros actos y empiezan a circular esos mensajes de “Feliz Año Nuevo”.

Las cadenas interminables sin personalidad o incluso alguien con el que llevas años sin contacto te desea ese esperado Feliz Año. Ya no digamos de los likes. Deseas Feliz Año y te dan un “like”. En fin una serie de “pantomines” en las que participas sin más.

Lo mejor procuras dejarlo para tus seres queridos y es cuando llamas y felicitas el año o incluso un “hasta mañana o hasta el año que viene” confirma que realmente le deseas un Feliz Año a esa persona que pasa muchas horas de tu vida a tu lado. Sin duda, un “hasta luego” me recuerda a quien realmente le felicito el año y quién me lo está felicitando a mi.

Un año nuevo empieza cuando realizamos los rituales pertinentes: 12 uvas, algo de color rojo, preferiblemente ropa interior, hay que salir de fiesta sí o sí y esos deseos que podemos solicitar a la pata coja, quemándolos o haciendo equilibrios imposibles.
No empieces un año nuevo. ¡Síguelo! Cada instante es importante por eso debes marcarte metas y poner de nuevas a medida que las consigues porque sí, puedes hacerlo. Siempre vas a poder conseguir lo que te propones siempre y cuando sea una meta objetiva y a corto plazo.

Rodéate de quien quiera rodearse de ti, aquí es donde están las personas interesantes para ti, las que te quieren, las que te admiran, las que te cuidan. No persigas a gente que no está, no maldigas a gente que no está, deja que ya no estén, déjalos que se marchen. Ellos ya te dejaron a ti hace mucho, no son los que te interesan. No pueden ver lo maravilloso/a que eres, no pueden. Deja que se vayan.

Manten a los tuyos, demuéstrales con tus actos que son importantes para ti, que los quieres. Sonríeles siempre, no dejes de hacerlo y nunca dejes de sonreírte a ti. Que nada ni nadie te quite la sonrisa.

Mejora cada día, intenta ser mejor. No dejes nunca de intentarlo. La satisfacción personal de crecimiento es una fuente inagotable. Sonríe por lo que das y por lo que consigues cada día.

Hazlo siempre, no sólo cuando sea Año Nuevo.

Un año nuevo empieza
Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Feliz año nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *