EL DÍA DE DESPUÉS

EL DÍA DE DESPUÉS

Todos estamos pensando en el día después. Aquel día en que seamos libres.

Imaginamos qué haremos, dónde iremos y a quién visitaremos. Estos días solemos comentar: “No pararé por casa”, “Estaré todo el día fuera”, “No habrá quién me pare”…

Todos estamos ansiosos de salir al exterior, pero lo cierto es que ni pensamos que lo mismo no podremos hacerlo.
Después del después aparece un discurso más consciente que puede hacer pararnos frente a la puerta de nuestra casa. El miedo, la ansiedad y preocupación pueden ser nuestros enemigos más temidos.

Cierto que se puede prevenir, pero la mente es caprichosa a veces y nunca sabemos cómo vamos a hacer frente a circunstancias que no han aparecido nunca.

Se dice que una situación como ésta nos hace más fuertes, pero lo cierto es que puede pasar todo lo contrario y vernos indefensos ante tanta incertidumbre y desconocimiento.

Estos días recibimos un aluvión de sugerencias, ideas… recomendaciones para hacer durante este confinamiento. Son necesarias no sólo durante, sino para el esperado día después. Establecer un hábito de control sobre nuestras cosas ayudará en nuestra gestión emocional.

Las recomendaciones son:

- Establece un horario estable de hábitos: trabajo, comidas, higiene, etc.
- Ve las noticias cada dos días, no abuses ni pretendas escucharlas de varios medios para contrastar.
- No estés pegado a tu móvil leyendo todo lo que se te envía.
- Mantén el contacto con tu familia y amigos a diario y dedícale su merecido tiempo.
- El día que no salgas a comprar asómate a la ventana o estate un rato en tu terraza o balcón.
- Camina por la casa a diario o haz ejercicio.
- Aprovecha para hacer todo aquello que nunca puedes: organizar, preparar, etc.

Cuando llegue el día de después estaremos más y mejor preparados.

EL DÍA DE DESPUÉS
Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *