Los cambios

Los cambios

Los cambios están presentes a lo largo de nuestra vida. A veces los escogemos, otras vienen impuestos y de improviso. Nos desconciertan, nos hacen dudar, nos molestan, nos irritan, pero no nos queda otra que hacerles frente.

Sin embargo, aceptarlos ya es otro paso más complicado de realizar. A veces los aceptaremos y otras no, pero para bien o para mal estarán ahí.
De nosotros depende el que se queden como están, el que adopten potra forma. Podremos tantearlos, despistarlos y hasta incluso esquivarlos. No hacerles mucho caso, pero en ocasiones deberemos aceptar y empezar a trabajar en función de los mismos.

¿Cómo aceptar?

Primero habrá que gruñir un poco, quejarse, llorar, maldecir y sacar toda esa rabia por un cambio no elegido ni buscado. ¿Nos molesta? Actuemos, ¿qué vamos a hacer sino?

Quejarnos una vez lo hagamos ya estará hecho. Vayamos al siguiente paso, avancemos. Cuanto antes le hagamos frente, mucho mejor. Ese cambio traerá un nuevo cambio, será mucho mejor, pues ha sido buscado por nosotros mismos. Gestionado por nuestras necesidades adaptados a nosotros y a lo que nos rodea.

Cambiemos el cambio, llevémoslo a nuestro terreno, convirtámoslo en algo mejor para nosotros, adaptemoslo.

Siempre deberemos estar gestionando y ajustando nuestro camino con aquellos cambios deseados o impuestos para seguir avanzando.
El camino nunca será fácil por eso es importante adaptarse a los cambios porque ellos nos darán el aprendizaje necesario para enfrentarse a los contratiempos.

Los cambios
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *