NO PUEDO SALIR DE CASA

NO PUEDO SALIR DE CASA

No puedo salir de casa, ¿qué debo hacer?

En estos días donde parece ser que todos hemos salido de casa en masa, muchos son los que se quedan porque tienen miedo.

Existe miedo a salir, a contagiarse. Al menos estos son los miedos que identificamos, pero existen muchos otros.

Estudios recientes de la Complutense de Madrid https://www.ucm.es/otri/noticias-los-jovenes-sienten-mas-ansiedad-y-depresion-por-el-covid-19-que-los-grupos-de-riesgo avistan resultados un tanto curiosos y es que “a mayor edad menor miedo a salir a la calle”.

Parece ser que esta crisis ha impactado más a la gente más joven, ya que sus proyectos futuros se han visto truncados.

Podemos trabajar por nosotros mismos los siguientes puntos, pero si vemos que no nos podemos hacer con ellos deberemos pedir ayuda psicológica.

Una primera cosa a hacer es aceptar que existe un miedo y no tener vergüenza del mismo. Es muy comprensible que ante esta situación tengamos miedo. Es una situación que nunca antes había pasado, crea una mayor incertidumbre y no podemos ejercer un pleno control sobre la misma.

Hemos de aceptar que es una situación que nos ha puesto límites y eso quiere decir que deberemos adaptarnos a ella, así que hemos de pensar en cómo hacerlo, no centrarnos en negar la situación o estar anclados en nuestros sentimientos de rabia e impotencia.

El miedo a la enfermedad está ahí y creemos que nos han de hacer las pruebas para saber si estamos enfermos o no, pero lo importante es preguntarse si tengo síntomas y si no los tengo, no debo temer a algo que aun está por llegar.

Para que no llegue debo tomar las medidas de precaución que está tomando el resto de la sociedad. Todos estamos por igual en este punto.

El miedo a salir debe abordarse fijando unos claros objetivos. Preguntarse qué me aporta salir a la calle. Aquí trabajaremos la motivación y los beneficios que aporta el salir.

Algo también muy importante será trabajar la tolerancia a la incertidumbre y aquí es cuando deberemos identificar pensamientos erróneos y promover mecanismos de resolución de problemas.

Todos los miedos se pueden trabajar, sólo hace falta que te pongas a ello.

NO PUEDO SALIR DE CASA
Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *