SALUD MENTAL Y DEPORTE

Salud mental y deporte

Poco se habla de la salud mental y deporte, pero lo cierto es que cada vez cobra más fuerza.

Esta vez ha sido Paul Gasol, nuestro pivot más internacional quién compartiendo una charla con Laia Palau, otra jugadora de élite y la entrenadora Anna Montañana https://co.marca.com/claro/baloncesto/2020/07/02/5efe460222601d542f8b45ac.html han querido darle su huequito de importancia a la salud mental.

Está claro que la salud mental es una parte muy importante del deporte. Esto es más fácil entenderlo cando el deporte es individual y requiere de un sacrificio evidente como lo puede ser en el ciclismo o en el tennis. La concentración y poder mental son vitales para seguir competiendo.

Esto también ocurre en los deportes grupales cuando muchos aspectos se ponen en práctica: juego en equipo, sacrificio, estar a la altura, superación, compañerismo... Muchos factores psicológicos se ponen en marcha en una búsqueda por superar expectativas.

Aunque todos deberíamos separar vida privada de vida profesional, lo cierto es que la mente es muy caprichosa y puede jugarnos malas pasadas. Es por ello, que los deportistas de élite necesitan mucho más entrenar su salud mental.

El rendimiento físico que se espera de un deportista es el mismo que debe esperarse a nivel mental, ya que si este último deja de funcionar ya podemos dar todo por perdido. En cambio, aunque fallemos físicamente siempre podemos crecer a nivel mental y, si no nos hace mejores, probablemente nos haga...más guerreros en el juego y mucho más fuertes.

A todo esto hay que pensar que los deportistas son personas y no robots, con lo cual pasarán por momentos de ansiedad y depresión como el resto de los mortales. Ya no se trata de pedir ayuda al psicólogo cuando crea que lo necesite, sino en el contínuo apoyo por parte de éste.

Salud mental y deporte

VOLVEMOS A LA ACTIVIDAD PRESENCIAL

VOLVEMOS A LA ACTIVIDAD PRESENCIAL

¡Volvemos a la actividad presencial!

Durante todo este tiempo hemos ido manteniendo las visitas on line, pero volvemos a la nueva normalidad con las visitas presenciales tanto para adultos como para niños siguiendo todas las medidas de seguridad recomendadas.

 

¡OS ESPERAMOS!

VOLVEMOS A LA ACTIVIDAD PRESENCIAL

NO PUEDO SALIR DE CASA

NO PUEDO SALIR DE CASA

No puedo salir de casa, ¿qué debo hacer?

En estos días donde parece ser que todos hemos salido de casa en masa, muchos son los que se quedan porque tienen miedo.

Existe miedo a salir, a contagiarse. Al menos estos son los miedos que identificamos, pero existen muchos otros.

Estudios recientes de la Complutense de Madrid https://www.ucm.es/otri/noticias-los-jovenes-sienten-mas-ansiedad-y-depresion-por-el-covid-19-que-los-grupos-de-riesgo avistan resultados un tanto curiosos y es que “a mayor edad menor miedo a salir a la calle”.

Parece ser que esta crisis ha impactado más a la gente más joven, ya que sus proyectos futuros se han visto truncados.

Podemos trabajar por nosotros mismos los siguientes puntos, pero si vemos que no nos podemos hacer con ellos deberemos pedir ayuda psicológica.

Una primera cosa a hacer es aceptar que existe un miedo y no tener vergüenza del mismo. Es muy comprensible que ante esta situación tengamos miedo. Es una situación que nunca antes había pasado, crea una mayor incertidumbre y no podemos ejercer un pleno control sobre la misma.

Hemos de aceptar que es una situación que nos ha puesto límites y eso quiere decir que deberemos adaptarnos a ella, así que hemos de pensar en cómo hacerlo, no centrarnos en negar la situación o estar anclados en nuestros sentimientos de rabia e impotencia.

El miedo a la enfermedad está ahí y creemos que nos han de hacer las pruebas para saber si estamos enfermos o no, pero lo importante es preguntarse si tengo síntomas y si no los tengo, no debo temer a algo que aun está por llegar.

Para que no llegue debo tomar las medidas de precaución que está tomando el resto de la sociedad. Todos estamos por igual en este punto.

El miedo a salir debe abordarse fijando unos claros objetivos. Preguntarse qué me aporta salir a la calle. Aquí trabajaremos la motivación y los beneficios que aporta el salir.

Algo también muy importante será trabajar la tolerancia a la incertidumbre y aquí es cuando deberemos identificar pensamientos erróneos y promover mecanismos de resolución de problemas.

Todos los miedos se pueden trabajar, sólo hace falta que te pongas a ello.

NO PUEDO SALIR DE CASA

MALESTARES EMOCIONALES EN NIÑOS DURANTE EL COVID19

MALESTARES EMOCIONALES EN NIÑOS PEQUEÑOS DURANTE EL COVID19

La situacón actual supone enfrentarse a los malestares emocionales que los niños están padeciendo en estos momentos por el Covid19.

Aunque cierto es que los niños tienen más estrategias para afrontarse a situaciones de riesgo que los adultos primeramente porque no existe un razonamiento y eso les hace ser más espontáneos, también a la larga sentirán cierto malestar emocional.

Estos malestares emocionales se traducen en miedo y ansiedad, rabia e irritabilidad y duelos.

El duelo es la pérdida de alguien o algo. Puede estar presente en muchos aspectos:
- No poder ir a la escuela.
- No poder estar con los amigos o con los abuelos.
- Ruptura de las rutinas que ya estaban establecidas.
- Pérdida del sentimiento de libertad si no se puede salir a la calle o en ciertos momentos.
- Adaptación a las nuevas rutinas (más contacto con hermanos y padres, mayor estrés y preocupación de los adultos).

Hay que pensar que a veces los niños sienten tristeza, pero no la saben expresar y ésta se traduce en rabia. Es cuando decimos que están muy nerviosos, rabiosos e insoportables.

Para trabajar con ellos este tipo de duelos primero deberemos explicarles que esta situación actual nos hará pasar por diversas fases emocionales:
1) Sin reacción emocional. No nos creemos lo que está pasando.
2) Rabia por la situación de impotencia. No podemos hacer lo que queremos.
3) Tristeza. Me siento mal por no poder hacer lo que quiero ni ver a quién quiero. Puede que eta fase no tengan ganas de hacer nada.
4) Incógnitas sobre lo que va a pasar. Probable miedo hacia las cosas.
5) Fase de liberación y postivismo. Todo vuelve a la normalidad.

Es importante ubicar al niño en una de estas fases y explicarle que es muy normal que sienta esa emoción. No hay emociones buenas o malas, pero si hay emociones de las que aprender.

Es importante preparar al niño para situaciones futuras como por ejemplo la nueva incorporación al colegio puede levar algunos cambios que deberá asimilar.

En cualquier caso, lo importante es adaptar las emociones a las posibilidades positivas que nos ofrecen los cambios.

Respecto a los padres es importante no fijarse continuamente en lo que creemos que está mal, puesto que es normal creer equivocarse en una situación de estrés emocional.

Es importante que sepamos repartir nuestra energía física y emocional. Intentar atender trabajo y niños al mismo tiempo es del todo imposible. Deberemos establecer estrategias. Un ejemplo sería premiar el tiempo que pasan solos jugando o desarrollando una tarea, para luego poderlos atender de forma plena solo a ellos, no combinando ambas cosas.

Proponer nuevas alternativas de ocio ayudarán en la adapatación a la nueva situación y crear rituales de despedida como por ejemplo pasar por el colegio y despedirnos de él hasta nuevo aviso harán que sean conscientes de las cosas.

Hay que poner límites sin pasarse y crear nuevas reaciones antes situaciones que nos colapsen. Si siempre te enfadas por algo…prueba a reírte esta vez. Si cambias tu reacción, cambiarás la del niño.

MALESTARES EMOCIONALES EN NIÑOS DURANTE EL COVID19

LAS ADICCIONES

LAS ADICCIONES

Las adicciones se mantienen incluso en épocas como la que estamos viviendo. No obstante, muchas adicciones se cambian por otras cuando no se pueden llevar a cabo.

Debido a la situación de pandemia ha aumentado el consumo de alcohol y las benzodiacepinas, al igual que el cannabis. El consumo de cocaína ha disminuido debido a dos factores: coste y acceso a la misma.

La patología al juego es otra adicción que va ganando terreno y más en época de crisis. Su fácil acceso la hace más fuerte día tras día.

Las sustancias más consumidas por orden son:
- Alcohol
- Tabaco
- Benzodiacepinas
- Cannabis
- Cocaina
- Éxtasis

Existen dos tipos de adicciones diferenciadas:
- Drogodependencias (consumo de drogas)
- Dependencias sin sustancia (juego, compras, sexo, videojuegos, atracón y deporte)

Ambas cumplen varias características:
- Tienen una alta tolerancia.
- Síndrome de abstinencia.
- Generan consecuencias negativas en la vida.
- Causan una pérdida del control sobre las mismas.

La diferencia entre las mismas será el objetivo de la intervención.

En el caso de las drogodependencias el objetivo primordial se centrará en que la persona no consuma y en el caso de las dependencias sin sustancia el objetivo se centrará (salvo en la ludopatía) en el consumo controlado.

La estrategias de intervención irán destinadas a abarcan varios aspectos.

Por un lado la aceptación del deseo de consumo y por otra parte, la prevención de recaídas.

Respecto a los familiares se recomienda que intervengan en el proceso de rehabilitación y si la persona no llega a la fase primera de aceptación se puede trabajar con ellos de manera previa para facilitar este paso.

LAS ADICCIONES

¿VALDRÁ LA PENA?

¿VALDRÁ LA PENA?

Cada día que pasa nos preguntamos: ¿valdrá la pena?

Valdrá la pena para unos, para otros…veremos a ver…

Hoy es el Día del Niño/a y todos nos preguntamos hasta cuánto va a durar este confinamiento cuando echamos la vista hacia atrás y vemos a los niños/as atrapados en casa. https://elpais.com/elpais/2020/04/14/mamas_papas/1586856472_075125.html

Son muchos los países que han optado por sacar a los niños/as a la calle acompañados de un adulto una hora al día y nos preguntamos cuando se hará en España.

Es extraño que los profesores/as estén sacando humo en una búsqueda desesperada por la actividad on line más complaciente para que el niño/a siga la escolaridad de la manera más normal posible, dejando exhaustos a maestros y padres y en cambio no apostar un poco por su salud mental.

Cada día me pregunto el gran sacrificio que la salud psicológica está haciendo por la salud física y si valdrá la pena. Se habla mucho de síntomas de ansiedad y depresivos, pero ya no se habla tanto de la dificultad de adaptación a situaciones que son repentinas, que no podemos controlar y éstas son el telón de Aquiles de todos y cada uno de nosotros.

Tiene que valer la pena, puesto que la vida está por encima de todo, pero ya no sé si todos querremos disfrutar de la vida sin poder sentirla o teniendo dificultades para sentirla.

Todos nos unimos a una sola voz, pero no todos estamos siendo libres para opinar para decir qué creemos que nos hará mejor, si dejar a los niños pasear una hora al día, si confinarlos, si con salir al balcón ya tenemos suficiente, eso si lo tenemos, etc. No a todo el mundo le pasan factura las mismas directrices, no a nivel psicológico. Físico, está claro que sí.

Aquí está el gran debate, si se tratará de intercambiar una vida psicológica por una física y si valdrá la pena.

¿VALDRÁ LA PENA?

EL DÍA DE DESPUÉS

EL DÍA DE DESPUÉS

Todos estamos pensando en el día después. Aquel día en que seamos libres.

Imaginamos qué haremos, dónde iremos y a quién visitaremos. Estos días solemos comentar: “No pararé por casa”, “Estaré todo el día fuera”, “No habrá quién me pare”…

Todos estamos ansiosos de salir al exterior, pero lo cierto es que ni pensamos que lo mismo no podremos hacerlo.
Después del después aparece un discurso más consciente que puede hacer pararnos frente a la puerta de nuestra casa. El miedo, la ansiedad y preocupación pueden ser nuestros enemigos más temidos.

Cierto que se puede prevenir, pero la mente es caprichosa a veces y nunca sabemos cómo vamos a hacer frente a circunstancias que no han aparecido nunca.

Se dice que una situación como ésta nos hace más fuertes, pero lo cierto es que puede pasar todo lo contrario y vernos indefensos ante tanta incertidumbre y desconocimiento.

Estos días recibimos un aluvión de sugerencias, ideas… recomendaciones para hacer durante este confinamiento. Son necesarias no sólo durante, sino para el esperado día después. Establecer un hábito de control sobre nuestras cosas ayudará en nuestra gestión emocional.

Las recomendaciones son:

- Establece un horario estable de hábitos: trabajo, comidas, higiene, etc.
- Ve las noticias cada dos días, no abuses ni pretendas escucharlas de varios medios para contrastar.
- No estés pegado a tu móvil leyendo todo lo que se te envía.
- Mantén el contacto con tu familia y amigos a diario y dedícale su merecido tiempo.
- El día que no salgas a comprar asómate a la ventana o estate un rato en tu terraza o balcón.
- Camina por la casa a diario o haz ejercicio.
- Aprovecha para hacer todo aquello que nunca puedes: organizar, preparar, etc.

Cuando llegue el día de después estaremos más y mejor preparados.

EL DÍA DE DESPUÉS

AYUDA PSICOLÓGICA GRATIS CORONAVIRUS

AYUDA PSICOLÓGICA GRATIS CORONAVIRUS

Debido a la situación de confinamiento que estamos viviendo ofrezco ayuda psicológica gratis para todo aquel que crea que la necesite.
Adaptarnos a una situación totalmente desconocida que se alarga en el tiempo puede presentar dificultades para cada uno de nosotros.

Dentro de mis posibilidades, ofrezco un asesoramiento psicológico  en un primer momento vía correo electrónico a través del mail ingriddonoso10@gmail.com para poder resolver pequeñas dudas y/o estrategias para hacer frente a pequeños síntomas de ansiedad y/o depresión que puedan aparecer.

AYUDA PSICOLÓGICA GRATIS CORONAVIRUS

COMO AMENIZAR EL CONFINAMIENTO SOLO O EN COMPAÑÍA

CÓMO AMENIZAR EL CONFINAMIENTO SOLO O EN COMPAÑÍA

Durante estos días nos preguntamos cómo amenizar el confinamiento solo o en compañía https://www.consalud.es/pacientes/especial-coronavirus/coronavirus-psicologos-lanzan-recomendaciones-afrontar-crisis-covid-19_75560_102.html. Cómo no perder la compostura y, en algunos casos, la cordura.

Mucha de la población actual no ha vivido ninguna guerra o situación complicada que requiera hacer un esfuerzo personal importante. Esto se traduce a una baja tolerancia a la frustración en general y a que me desmonten la fantástica vida que tengo, así que cuando pasa algo que no estaba en mis planes muchas son las personas que NO atienden a otros planes (en este caso al estado de alarma que estamos viviendo).

Si a esto le sumo la educación general de nuestra sociedad donde nos encanta “recatapiñar” con todo: si puedo me cuelo en el tren, si me devuelven más cambio me lo quedo, si no hay que pagar…voy para allá, etc”. Estar frente a una normativa donde no nos permita salir de casa rompe con todas nuestras ideas.

Esta es una lucha que cada uno de nosotros tiene consigo mismo y a cada cual le ha tocado vivirla de manera diferente. Ninguna situación es mejor o peor, pero aquí van una serie de consejos para vivir, que no “sobrevivir” puesto que quién nos ataca es nuestra mente no esta situación.

Si estás en compañía
- Lo primero sería buscar tu espacio en ciertos momentos del día aunque, tu espacio sea al lado de la taza de wáter.
- Establecer ciertas rutinas con tu familia para hacer cosas juntos y separados.
- Respetar espacios: para comer, estudiar, trabajar, jugar, etc.
- Muévete, el ejercicio físico aunque consista en dar vueltas por la casa siempre ayuda en tu bienestar emocional.
- Quizás debas plantear nuevas normas para una situación atípica.
- Revisa tus emociones y la de los demás. Haz a todos párticipes de que normas establecer.
- Preguntar cómo se sienten los demás, no porque estén contigo y en compañía ya se sienten bien.
- Contacta con familiares y amigos vía telefónica, skype, etc. Intenta no hablar siempre del “monotema”. Marcaros un tiempo…y luego continuar con otro tipo de conversaciones.
- Evita enviar mensajes innecesarios que sólo crean angustia. Es cierto que son información, pero pregúntate si es útil para todos los miembros del grupo. La mente es nuestro enemigo, no la alimentes con cosas que no te aportan y sólo crean angustia.

Si estás solo
- Tu mente es tu enemigo. Dale de comer cada día…¡ni se te ocurra olvidarte”.
- Crea rutinas y planifícate el día. ¡Tienes muchas cosas por hacer!
- Establece momentos de respiración y relajación, la ventaja es que nadie va a molestarte.
- Anda por la casa, haz deporte. Esto igual para todos.
- Habla con tus amigos y familiares a diario. Y lo mismo…establece un tiempo para el monotema. Lo demás debe centrarse en las conversaciones del día a día.
- Lo mismo con los mensajitos… Pregúntate si aportan algo o no.
- Intenta bloquear pensamientos negativos que puedan acecharte en los momentos de mínima ocupación mental. Selecciona y piensa si son el momento para abordarlos o no.

Quédate en casa, pero si puedes sal a tu balcón o a tu terraza…asómate por la ventana. Ahí está nuestro objetivo, así que confínate en casa para poder salir lo antes posible.

CÓMO AMENIZAR EL CONFINAMIENTO SOLO O EN COMPAÑÍA

LA PSICOLOGÍA DEL CORONAVIRUS

La psicología del coronavirus

Durante estos días mucho se habla de la psicología del coronavirus https://www.who.int/csr/disease/coronavirus_infections/es/ y cómo prepararse para una incierta realidad.

Existen dos vivencias importantes: el que se queda en casa y el que debe ir a trabajar. Para cada una de ellas existe un factor en común: la ansiedad.

Estamos frente a algo desconocido que provoca unas consecuencias que nos son también desconocidas. Esto ya es un factor muy importante puesto que el ser humano aunque se adapta a una realidad cambiante, lo cierto es que prefiere mantener el control de todo aquello que le rodea y aquí, ya estamos perdiendo el control puesto que estamos frente a lo desconocido.

Cuando algo se nos impone rompe con nuestra estabilidad emocional y puede empezar un período de duelo, así que pasaremos por todas esas fases incluyendo la primera y más dura: negación.

En este caso debemos acelerar puesto que se trata de una realidad que adquiere una dinámica de cierta velocidad donde nuestra adaptación sólo puede hacer que favorecernos.

Lo importante es establecer horarios definidos en nuestro día a día.

Los horarios, distribución de las actividades y organización de las mismas nos hace tener un cierto control sobre lo que hacemos.

Controlar la situación es precisamente lo que necesitamos y nuestra zona de confor, así que pautemos nuestras propias mediadas.

Respecto a los pensamientos negativos y de desconocimiento deberíamos intentar aplicar actividades de entretenimiento u ocio, así como en los casos más extremos técnicas de respiración y relajación.

Recordad siempre engañar a la mente para que crea que todo está controlado y nunca dejar de hacer cosas que requieran concentración. Ganamos más si nos ponemos a ello que si nos dejamos rodear por pensamientos negativistas basados en ningún fundamento.

La psicología del coronavirus