SÍNDROME POSTVACACIONAL

SÍNDROME POST VACACIONAL

Pues sí, existe el síndrome post vacacional. No es ningún problema grave de salud mental, pero existir…existe.

Cuando rompemos con la rutina y establecemos otros horarios y frecuentamos otros lugares rompemos con lo que estamos acostumbrados a hacer, así que cuando volvemos a la normalidad pueden aparecer pequeños síntomas de ansiedad y depresión.

Muchos creen que es debido a la añoranza por las vacaciones, por esos días de relax, pero lo cierto es que es debido a cambios en los horarios en general.

Cambios en los horarios de comidas, de sueño y vigilia, de lugares en los que estamos, jetlag, etc. Esto nos afecta, porque por mucho que esperemos los cambios , la adaptación a los mismos requiere de un tiempo.

Pero…¿Cómo podemos adaptarnos mejor?

Pues lo primero sería no variar muchos nuestros horarios ni nuestros momentos de actividad. Aunque hayamos elegido unas vacaciones de relax total, no estaría mal ponerles un poco de actividad de por medio ni hacer grandes cambios en los horarios aunque los hagamos más flexibles.

Es por ello que es importante que, por ejemplo, aunque en verano tendamos a comer más tarde lo hagamos siempre en el mismo horario.

Comer a las 12h un día y otro a las 15h y otro a las 14h va a desestabilizar todo el sistema de alimentación e incluso el del sueño y la vigilia.

Algo también muy importante sería no regresar de vacaciones y en seguida ponerse a trabajar, sino dar un margen de dos días para la adaptación mental.

Acompañar a la nueva rutina de nuevas actividades puede hacernos el regreso mucho más placentero. Hay que introducir cierta “vidilla” a nuestra vida.

Nuevos retos y/o motivaciones pueden ayudarnos a encajar mejor la vuelta al mundo laboral.

SÍNDROME POST VACACIONAL

SÍNDROME POST VACACIONAL

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *