Sonreír

Sonreír

Sonreír es algo que solemos hacer en un entorno familiar o de amistad. Sonreímos cuando disfrutamos de las cosas que hacemos i nos aporta grandes beneficios para la salud.

A veces, nuestra sonrisa queda extinguida en el día a día. Unas veces por ser muy automáticos y otras por no valorar el efecto que puedan tener en los demás.

Muchos son los trabajos de atención al público. Unos más directos que otros como estar despachando en una tienda y otros más indirectos, pero con los que nos relacionamos con personas que no conocemos.

Seguro que si digo que para atender al público se ha de ser educado y amable todo el mundo estará de acuerdo conmigo que son requisitos indispensables. Ahora bien. ¿Todo el mundo está dispuesto a estar toda su jornada laboral siendo educado y amable? ¿Y si le añadimos una sonrisa?

Probablemente ahora que reflexionas te des cuenta de que en realidad no es así y seguro que puedes contarme alguna anécdota al respecto.

Ser educado tendría que estar automatizado, es algo que en realidad no debería costar mucho hacer sobretodo cuando estás en un trabajo donde te pagan y más te vales que lo seas.

La amabilidad y las sonrisas ya es algo que parece que se tenga que pagar a parte, ya que están muy buscadas.

Vamos a poner ejemplos…
La cafetería de al lado de mi trabajo. Puerta con puerta. Ya deberían conocer mi nombre, cómo me gusta el café e hacerme un comentario sobre cosas de mi (mi trabajo, aficiones, etc), algo que me identifique cuando entro por la puerta. Al fin y al cabo el cliente es lo más importante en este tipo de negocios. ¿Qué cuesta saludar, ofrecer una sonrisa, comentar la jugada del día? ¿No me hace la vida más feliz?

Me mandan una resonancia para un posible tumor. ¿No sería mucho mejor que cuando lleguen me expliquen con una sonrisa lo que tengo que hacer, que no me van a hacer daño y que con esto obtendré unos resultados fiables? ¡No soy un robot! No sólo se me tiene que colocar en un sitio. Tengo sentimientos. Es una prueba que puede cambiar mi vida.

Sonríe, acoge, comparte…aunque sea tu peor día porque puedes mejorar el día de otras personas por muy mal que te encuentres tu y lo que es más importante que NADA ni NADIE te quiten tu sonrisa porque dejarías de ser tu.

Sonreír
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *