TRASTORNO BIPOLAR

TRASTORNO BIPOLAR

El Trastorno Bipolar es lo que antiguamente se llamaba trastorno maníaco depresivo y se caracteriza porque el estado de ánimo oscila entre la euforia (alegría intensa) y depresión.
Estas oxcilaciones pueden darse en días, semanas o meses e incluso pueden oscilar entre horas. Todos podemos estar contentos o tristes, pero estos cambios de humor irán acompañados de conductas extremas que darán paso a diagnosticar un trastorno bipolar.

Cuando en el Trastorno Bipolar el estado de ánimo roza la euforia (extrema alegría), la conducta irá orientada a: estar más activo, comprarse cosas, montar negocios, etc. La persona tendrá la sensación de comerse el mundo y verlo todo de manera extremadamente positiva sin atender a sus consecuencias.

En estos períodos de tiempo la persona  será  plenamente feliz, pero  la gente de su alrededor empezará a notar que algo no funciona bien, ya que pueden llegar a destrozar su vida en horas: montar negocios sin futuro, pedir créditos y gastar cantidades elevadas de dinero. Un Trastorno Bipolar no puede darse sin una fase de euforia seguida de una depresión o viceversa.Trastorno Bipolar

Cuando la tristeza invade a la persona es el momento donde aparece la depresión. La persona tenderá a aislarse, no querrá salir de casa, perderá la motivación por las cosas y en algunas ocasiones habrá ideas y/o conductas de carácter suïcida.

Existen otros síntomas a tener en cuenta en el Trastorno Bipolar:
• Apatía: falta de motivación por las cosas.
• Aplanamiento afectivo.
• Disminución de la fluidez y el pensamiento.
• Afectación en las habiliadades cognitivas (memoria, atención), sociales y ejecutivas (organización y planificación).
Al igual que en la esquizofrenia para poder hacer frente a estos síntomas será positivo que el individuo no sólo siga un tratamiento farmacológico, sino un trabajo psicológico/ social en centros especializados para ello.

CONTENIDO SOBRE TRASTORNO BIPOLAR

No se admiten más comentarios